Purificadores de Aire

Purificador de aire

Un purificador de aire es un dispositivo que elimina los elementos contaminantes, tóxicos, humos, partículas, presentes y/o suspendidos en el aire. Los purificadores de aire para uso residencial se comercializan por ser particularmente beneficioso para asmáticos, alérgicos, personas con dermatitis atópica, sensibilidad química múltiple, encefalopatía miálgica, problemas cardiovasculares, etc. Los purificadores de aire de calidad comercial se fabrican como una pequeña unidad autónoma

El uso de purificadores

El polvo, polen, caspa de mascotas, esporas de moho, los ácaros del polvo y las heces pueden actuar como alergenos, provocando alergias o problemas más graves y serios en personas sensibles. Las partículas de humo y los compuestos orgánicos volátiles (COV) pueden suponer un riesgo para la salud. La exposición a diversos componentes tales como COV aumenta la probabilidad de experimentar síntomas del síndrome del edificio enfermo. Además, con el adelanto de la tecnología, purificadores de aire son cada vez más capaces de captar un mayor número de bacterias, virus y partículas de ADN. Los purificadores se utilizan para reducir la concentración de estos contaminantes que se encuentran en el ambiente y son muy útiles e incluso imprescindibles para las personas que sufren de sensibilidad química múltiple, alergias y asma; estudios tecnológicos y científicos están descubriendo que la mala calidad del aire es un factor contribuyente a algunas formas de cáncer, enfermedades respiratorias, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y otras infecciones pulmonares. También reducen la necesidad de mantener la limpieza en las habitaciones y áreas de frecuente limpieza. Los Purificadores de aire utilizan una baja cantidad de energía eléctrica, provocando una pequeña suma de gastos y efecto ambiental.

Técnicas de purificación

Varios procesos diferentes de variable eficacia pueden utilizarse para purificar el aire. Diferentes procesos pueden quitar diferentes contaminantes, así que hay ventajas en el uso más de un proceso en un purificador.

Irradiación

La Irradiación germicida ultravioleta -IGUV puede utilizarse para esterilizar el aire que pasa por lámparas UV mediante el aire forzado. Los sistemas IGUV de purificación de aire pueden ser unidades libres con lámparas UV blindadas que usan un ventilador para forzar aire que ya pasó por la luz ultravioleta. Otros sistemas son instalados en sistemas de aire forzados para que la circulación por el local, mueva los microorganismos más allá de las lámparas. La clave de esta forma de esterilización es la colocación de las lámparas UV y un buen sistema filtración para quitar los microorganismos muertos. Por ejemplo, los sistemas de aire forzado por diseño impiden la línea de visión, creando así áreas del medio ambiente que serán sombreadas por la luz UV. Sin embargo, una lámpara UV colocada a las bobinas y el drenaje del sistema de refrigeración evitaran la formación de microorganismos estos lugares, naturalmente húmedos. El método más eficaz para el tratamiento del aire en lugar de bobinas es el de de sistemas en línea de conductos, estos sistemas se colocan en el centro de los conductos y paralelo a la corriente de aire.
También se ha comprobado que la luz UVG produce ozono el cual no es sano para la salud de las personas, por lo que es importante pase antes por un sistema de filtrado HEPA.

Filtros

La Purificación basado en el filtro atrapa partículas aerotransportadas por la exclusión de su tamaño. El aire es forzado a través de un filtro y partículas son físicamente capturadas por el filtro. Los filtros HEPA quitan al menos un 99.97 % de partículas de 0,3-particulas micrómetros y son generalmente más eficaces para partículas que son más grandes o ligeramente más pequeños. Ellos son eficaces al 0,01 micrómetro en muchos casos, pero son ineficaces para partículas más pequeñas que un micrómetro de 0,01. Los purificadores HEP que purifican todo el aire que entra en una sala limpia, deben arreglarse para que ningún aire pasa por alto el filtro HEPA. En ambientes polvorientos, un filtro HEPA puede ir detrás de un filtro convencional de fácil limpieza (prefiltro) que quita las impurezas mayores así que el filtro HEPA necesita limpieza o sustitución con menos frecuencia. Los filtros HEPA no generan ozono o subproductos perjudiciales. Los filtros HVAC en MERV 14 o más, son los mejores para eliminar partículas aerotransportadas de micrómetros 0,3 o mayores. Un filtro de alta eficiencia MERV 14 tiene una tasa de captura de por lo menos el 75 % para partículas entre 0,3 a 1.0 micrómetros. Aunque la tasa de captura de un filtro MERV es inferior de un filtro HEPA, un sistema de aire central puede mover significativamente más aire en el mismo periodo de tiempo. Usando un filtro MERV de alta calidad puede ser más eficaz que hacerlo mediante una máquina HEPA de alta potencia a una fracción de los gastos de capital inicial. Lamentablemente, la mayoría de los filtros de horno, son colocados en su lugar un sello hermético, lo que permite que el aire pase alrededor de los filtros. Este problema es peor para los filtros MERV de una mayor eficiencia por el aumento de resistencia del aire. Los filtros MERV de mayor eficiencia son generalmente más densos y aumentan la resistencia del aire en el sistema central, que requieren una mayor caída de la presión de aire y, en consecuencia, aumentando los costos de energía.

Carbón activado

El carbón activado es un material poroso que puede absorber sustancias químicas volátiles sobre una base molecular, pero no elimina partículas más grandes. El proceso de absorción cuando se utiliza carbón activado debe alcanzar equilibrio, por lo tanto, pueden ser difícil de eliminar completamente los contaminantes. Es simplemente un proceso de cambiar contaminantes de una fase gaseosa a una fase sólida, cuando pueden generarse contaminantes agravados o alteraciones en el aire en interiores orígenes. El carbono activado puede utilizarse a temperatura ambiente y tiene una larga historia de uso comercial. Normalmente se utiliza junto con otra tecnología de filtro, especialmente con HEPA. Otros materiales también pueden absorber los productos químicos, pero al costo más elevado.